martes, 23 de septiembre de 2008

Posible Solución a un Antiguo Problema

Como profesor que regenta su propio centro de formación, he tenido que preguntarme en más de una ocasión cual es la verdadera función de los formadores y los centros de formación.
La concepción antigua, la que manejan la mayoría de las universidades actualmente, piensa el conocimiento, el saber, como algo que el profesor posee, y que puede ser transmitido mediante una explicación, siempre y cuando el alumno esté suficientemente atento a la misma.
Esta concepción funciona en muchos casos, pero es incapaz de explicar otros tantos.

He encontrado en la web del Grupo Cero, un párrafo que habla sobre la docencia del psicoanáisis:

"Formarse en Psicoanálisis no es llegar a estar formado sino llegar a estar en formación, por eso que no se trata de saber qué es el Psicoanálisis sino saber dónde está el Psicoanálisis. Y lo mismo que decimos que sólo hay psicoanálisis cuando hay psicoanalista sólo hay formación del psicoanalista cuando hay Escuela. Y esto para cada uno y cada uno entre otros.
Así como el lenguaje sólo se encuentra en un hablante y el psicoanálisis sólo se encuentra en un psicoanalista, podemos decir que la formación del deseo del psicoanalista sólo se encuentra en una Escuela de Psicoanálisis."
¿Se podría extrapolar a la formación académica-científica en general? Contestaré en próximas entregas.