martes, 26 de febrero de 2013


INCREÍBLE: http://economia.elpais.com/economia/2013/02/25/actualidad/1361818032_881662.html

Las empresas más ricas del mundo no pagan impuestos en nuestro país. Que un autónomo español pague un 21% de impuestos y Apple o Google paguen un 2% de impuestos no parece una idea muy buena porque mientras que el autónomo español se va a gastar su dinero en España, Google y Apple se lo van a gastar en EEUU o similar.
¿Porqué nadie dice nada, si no para lamerles el culo, a las empresas tecnológicas internacionales? Porque en España nadie sabe hacer un sistema operativo, ni una red social, ni fabricar tablets, ni nada. ¿Y porqué en España nadie sabe hacer estas cosas? porque no queremos. No queremos invertir tiempo ni dinero en producir nosotros mismos estas cosas, preferimos seguir comprándolas antes que aprender a hacerlas.
El problema es que dependemos totalmente de las empresas que nos las venden.
Nuestros próceres saben de economía, y de... de economía. Pero no saben nada de tecnología, ni saben nada de libertad. Mientras sigamos gobernados por bestias y controlados por banqueros y empresarios mafiosos no podremos abrir los ojos.
De momento voy a dejar aquí mi...
Lista de la compra para evitar la esclavitud de nuestro pueblo:
1-Fabricar hardware español (PCs, tablets, móviles...).
2-Desarrollar Sistema Operativo español (como windows8, para PC y tablets) y crear una cuenta para cada ciudadano español.
3-Desarrollar buscador.
4- Desarrollar software de redes sociales y crear una cuenta para cada ciudadano español.
5- Desarrollar software para compartir vídeos y crear una cuenta para cada ciudadano español.
6- Desarrollar software de correo electrónico y mensajería instantánea y crear cuenta para cada español.
7- Desarrollar software de ofimática en la nube y crear una cuenta para cada ciudadano español.
8- Integrar las herramientas de los puntos 2-7 y hacer que venga preinstalado en el hardware nacional del punto 1.

O sea, que tenemos esclavitud asegurada para los próximos 50 años. NO hay motivos para inquietarse.