domingo, 16 de septiembre de 2012


LA PASIÓN POR APRENDER O HISTORIA DE UN PROFESOR

He encontrado hoy en El País una bella historia ejemplar: http://politica.elpais.com/politica/2012/09/14/actualidad/1347652102_676897.html

Es la historia de una gran profesora y de una gran mujer. El amor por el aprendizaje se demuestra aprendiendo, y es la mejor cualidad que puede tener un profesor, si no la única realmente necesaria.

Cada vez que aprendemos algo demostramos...
Humildad: Porque para aprender se parte siempre de una situación de carencia, de ignorancia, que es preciso reconocer para poder transformar.
Capacidad de amar: porque para aprender algo es preciso desear aprenderlo, es decir, admirar en alguien ese saber; es decir, admirar a alguien más que a uno mismo.
Generosidad: Porque siempre que aprendemos algo todo nuestro entorno se beneficia. También generosidad con nosotros mismos porque también nosotros mismos nos beneficiamos.

Pienso que no debería existir ninguna carrera para ser profesor. Nadie puede enseñar a enseñar a nadie. Por el contrario, se debería exigir a los profesores que tuviesen conocimientos de varias disciplinas distintas. El profesor enseña contagiando su pasión por aprender al alumno, explicar también explican los libros.