lunes, 31 de diciembre de 2007

El mejor ritmo para las clases particulares

Tengo un alumno de electrónica que viene dos horas todos los fines de semana. Yo en cada clase veo que mejora, al principio no sabía ni hacer mallas, y poco a poco ha ido mejorando. Aprendió a plantear las ecuaciones de las mallas y los nudos (Leyes de Kirkchof), en seguida hacía ejercicios de diodos, y ahora ya le salen bastante los de transistores. Y todo en cinco clases. La verdad que está muy bien.

El problema es que de una semana para otra, cada clase parece que hay que empezar desde cero. En la clase de hoy hemos estado hablando del mejor ritmo para las clases particulares. Le he propuesto entrar en los grupos de estudio asistido que llevo entre semana, que son dos días a la semana clases de hora y media.

A mí el mejor ritmo para las clases particulares me parece que es de dos clases a la semana. Esto no es estricto, hay casos que si que funcionan otros ritmos, pero en general, me parece que con dos clases a la semana es como mejor aprovecha el alumno las clases.

Con una clase a la semana se pierde el ritmo de una clase a otra. No se genera un ritmo constante si no que el alumno tiene que organizarse muy bien por su cuenta para estudiar.

El otro extremo son los alumnos que piden dar clase todos los días (generalmente porque están cerca de los exámenes). Esto tampoco es tan efectivo como podría pensarse.

El aprender no funciona como algo que el profesor tiene y le va entregando al alumno en fascículos. El aprendizaje requiere una transformación; cada concepto que aprendemos amplía nuestra mente, es una nueva herramienta teórica, un nuevo instrumento para el pensamiento... Cada concepto nuevo que aprendemos modifica, aunque sea levemente, todo nuestro ser, y eso lleva un tiempo. No es un tiempo fijo, depende de cada alumno, de cada momento personal, etc. Pero sí que podemos asegurar que hay un tiempo necesario para asimilar cada concepto, y no es un tiempo de estudio, no son horas de estudio lo único que lleva, es tiempo psíquico, es trabajo inconsciente. No puede medirse en minutos y horas.

Cuando un estudiante piensa que por tener otras actividades además del estudio va a perder tiempo de estudiar me parece que está equivocado. Además mi experiencia lo corrobora. Muchos alumnos vienen a la academia porque no pueden ir a clase porque trabajan o son deportistas que tienen un horario estricto de entrenamiento, etc. Y también hay alumnos que vienen porque estudian todo el día y no consiguen aprobar. Siempre obtienen mejores resultados los primeros (a los segundos también los ayudamos, claro, pero es más difícil porque tienen una idea equivocada de la utilización del tiempo).

Los alumnos que más partido le sacan a las clases, son los que las plantean de forma mesurada, periódica, y de forma continua durante todo el curso, sin parar después de los exámenes.