martes, 1 de enero de 2008

El fracaso de las academias

Llegan a mis oídos noticias de academias que cambian de actividad y se dedican a la formación a empresas (nosotros también nos dedicamos a la formación a empresas, pero no hemos cerrado como academia universitaria).

Estas noticias contrastan con la estupenda marcha del negocio que dirijo (Academia Cartagena99: http://www.cartagena99.com/ ), y me parece que debería decir algo al respecto. Hay varios problemas que veo que tienen en otras academias (yo he trabajado para varias academias de Madrid). En mi opinión, el principal problema al que se enfrentan es que cometen los mismos errores que las universidades a la hora de pensar la formación, es decir, que no pueden ofrecer a los alumnos nada muy distinto, salvo un poco más de entusiasmo dando las clases, y nadie paga mucho por eso.

En Cartagena99 queremos organizar talleres de formación de formadores, mostrando a los profesores y aspirantes a profesores cómo se puede realizar un buen trabajo con los alumnos y ayudarles sin necesidad de desgañitarse para lograr que atiendan.

El proceso de formación de un profesor es largo y trabajoso, hay que cambiar numerosas ideas generales que todos tenemos en lo que respecta a la transmisión de conocimientos. Por ejemplo, decimos, que no son los alumnos los que tienen que atender al profesor, si no el profesor a los alumnos. Si los alumnos se siente atendidos, escucharán atentamente cada indicación del profesor. Que tengan problemas con los estudios no quiere decir que no sepan distinguir qué es lo que les beneficia.